Saltar al contenido
Medinaturales

FIEBRE ALTA » Síntomas, Tratamientos, Causas y Prevención

mayo 14, 2019

Fiebre alta

La fiebre es una temperatura corporal elevada. La temperatura se considera alta si es superior a 37,8 °C cuando se mide con el termómetro en la boca, o superior a 38,2 °C cuando se mide con un termómetro rectal. Muchas personas utilizan el término fiebre de forma vaga, a menudo para expresar que se sienten demasiado calientes, demasiado fríos o sudorosos, pero en realidad no han medido su temperatura.

A pesar de que se considera como normal una temperatura de 37 °C, la temperatura corporal varía a lo largo del día, siendo más baja por la mañana y más alta al finalizar la tarde, cuando puede alcanzar los 37,7 °C.

De igual forma, cuando hay fiebre la temperatura no se mantiene constante. A veces existen picos de fiebre diarios que vuelven después a la normalidad, lo que se denomina fiebre intermitente.

En ocasiones la temperatura varía pero no regresa a la normalidad, lo que se conoce como fiebre remitente. En la actualidad, para el diagnóstico de algunas enfermedades, no se considera que el patrón de ascenso y descenso de la fiebre sea demasiado importante.

Las sustancias que producen fiebre reciben el nombre de pirógenos. Estos pueden provenir del interior o del exterior del organismo. Los microorganismos y las sustancias que ellos producen (como las toxinas) son ejemplos de pirógenos que se forman en el exterior del cuerpo. Los pirógenos formados dentro del organismo suelen ser producidos por monocitos y macrófagos (dos tipos de glóbulos blancos o leucocitos).

Los pirógenos exteriores al organismo provocan fiebre al estimularlo para que produzca sus propios pirógenos, o bien afectando directamente el área del cerebro que controla la temperatura corporal.

Consecuencias de la fiebre

Los síntomas se deben principalmente al trastorno que causa la fiebre más que a la fiebre en sí misma.

Aunque muchas personas se preocupan de que la fiebre pueda ser perjudicial, las típicas elevaciones temporales de la temperatura corporal comprendidas entre 38 °C y 40 ºC. Que producen la mayoría de las enfermedades agudas son bien. Toleradas por los adultos sanos. Sin embargo, una fiebre moderada puede ser un poco peligrosa en adultos con enfermedades cardíacas o pulmonares debido a que la fiebre hace que aumente la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria. La fiebre también puede empeorar el estado mental en personas con demencia.

La elevación extrema de la temperatura (por lo general más de 41 °C) puede ser perjudicial. Una temperatura corporal tan alta puede causar la disfunción y, en última instancia, el fracaso de la mayoría de los órganos. Dicha elevación extrema puede ser causada por una infección muy grave (como septicemia, malaria o meningitis), pero es más típica de un golpe de calor o tras el consumo de ciertas sustancias. Las sustancias que pueden causar una temperatura extremadamente alta incluyen ciertas drogas ilícitas (como cocaína, anfetaminas o fenciclidina), anestésicos y fármacos antipsicóticos.

Prácticamente todos los trastornos infecciosos pueden causar fiebre. Pero en general, las causas más probables son
1 Infecciones de las vías respiratorias superior e inferior
2 Infecciones gastrointestinales
3 Infecciones de las vías urinarias
4 Infecciones cutáneas

La mayoría de las infecciones agudas de las vías respiratorias y del tracto gastrointestinal son víricas.

Como bajar la fiebre alta en niños

1- Quitar la ropa del niño para evitar que la temperatura de su cuerpo suba aún más. Vístele con algo ligero, preferiblemente de algodón. Si es un bebé, el pañal ya será suficiente.

2- Mantener al pequeño en una habitación bien ventilada pero que no ofrezca corriente de aire, unos 21 grados aproximadamente.

3- Se desaconseja el uso de paños húmedos, friegas de alcohol, duchas o baños para bajar la fiebre porque al niño le puede bajar la temperatura bruscamente y eso puede ser peligroso y crear efecto rebote.

4- Ofrecer una dieta líquida al niño para compensar las pérdidas generadas por el sudor y evitar la deshidratación. Es aconsejable que el niño tome agua mineral, zumos de fruta y caldos ligeros. El suero casero también es indicado principalmente para los bebés.

5- Solo hay que usar medicamentos para la fiebre si hay dolor o malestar. Se suele recomendar ibuprofeno y paracetamol (nunca aspirina) y se desaconseja alternar uno y otro porque su eficacia no está demostrada al 100% y corremos el riesgo de equivocarnos.

Causa de la fiebre en niños

La fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro organismo frente a los gérmenes. Cuando un germen nos ataca, el hipotálamo, que es el encargado de regular la temperatura corporal aumenta nuestro calor por encima de sus niveles normales, que rondan los 36ºC – 37 ºC en función de la persona.

Hay muchas razones por las cuales un niño puede tener fiebre. Las más comunes son las infecciones víricas, agudas y benignas, como las respiratorias, que suelen ir a acompañadas de tos y mocos; las gastrointestinales, que cursan con vómitos, diarrea y dolor abdominal; o las urinarias, con vómitos y rechazo de alimentos. Una vacunación reciente, la aparición de los primeros dientes o el exceso de abrigo también causan fiebre.

Está desanimado o irritable, vomita reiteradamente, tiene dolor de cabeza o dolor de estómago intenso, o tiene otros síntomas que causan una molestia importante.
Tiene fiebre después de haber estado en un automóvil caliente. Busca atención médica de inmediato.
Tiene fiebre que dura más de tres días.
Parece desanimado y hace poco contacto visual contigo.

Pídele asesoramiento al médico de tu hijo en circunstancias especiales, como cuando un niño tiene problemas del sistema inmunitario o una enfermedad preexistente.

La fiebre se produce cuando un área del cerebro llamada «hipotálamo» —también conocida como el «termostato» del cuerpo— aumenta el punto de referencia de la temperatura normal del cuerpo. Cuando esto sucede, es probable que sientas frío y que debas abrigarte o envolverte en una manta, o puedes tener escalofríos para generar más calor corporal, lo que, con el tiempo, tendrá como consecuencia una mayor temperatura corporal.

Fiebre en adultos sin causa aparente

Seguro que más de una vez has ido al hospital con algo de fiebre y malestar general y el médico que te ha dicho que lo que tienes es un virus, te ha mandado a casa sin tratamiento o con alguna medicina para aliviar los síntomas. El tener fiebre sin una causa aparente es un problema muy común en niños menores de tres años. Aunque la sospecha generalizada es que los virus están detrás de este fenómeno, hasta ahora no se ha estudiado con profundidad. Un grupo de investigadores han aplicado las nuevas técnicas de secuenciación masiva del ADN para detectar los virus presentes en muestras de niños pequeños con este tipo de fiebre y compararlas con las de niños sanos.

La temperatura corporal normal varía durante el día: es más baja por la mañana, y más alta por la tarde y la noche. Aunque la mayoría de las personas considera que 98,6 °F (37 °C) es una temperatura normal, tu temperatura corporal puede variar por un grado o más —desde 97 °F (36,1 °C) hasta 99 °F (37,2 °C)— y aun así ser normal.

La fiebre o la temperatura corporal elevada puede ser causada por lo siguiente:

Un virus
Una infección bacteriana
Agotamiento por calor
Algunas enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide (inflamación del recubrimiento de las articulaciones [sinovia])
Un tumor maligno
Algunos medicamentos, como los antibióticos y los medicamentos que se usan para tratar la presión arterial alta o las convulsiones
Algunas vacunas, como la vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina acelular (DTaP); o la neumocócica
A veces, no es posible identificar la causa de la fiebre. Si la fiebre persiste durante más de tres semanas y el médico no puede encontrar la causa después de realizarte una evaluación exhaustiva, el diagnóstico podría ser fiebre por causa.

Consecuencias de la fiebre alta

Es posible que los niños de entre 6 meses y 5 años sufran convulsiones provocadas por la fiebre (convulsiones febriles) que suelen suponer la pérdida del conocimiento y temblores en las extremidades a ambos lados del cuerpo. Aunque es alarmante para los padres, la gran mayoría de las convulsiones febriles no causa efectos duraderos.

Si se produce una convulsión, realiza lo siguiente:

Recuesta a tu hijo de costado o boca abajo en el piso
Quita cualquier objeto filoso que esté cerca de tu hijo
Afloja la ropa ajustada
Sujeta a tu hijo para evitar que sufra lesiones
No coloques nada en la boca de tu hijo ni intentes detener la convulsión
La mayoría de las convulsiones se detiene sin intervención. Lleva a tu hijo al médico lo antes posible después de la convulsión para determinar la causa de la fiebre.

Llama a la asistencia médica de urgencia si una convulsión dura más de cinco minutos.

Fiebre alta en niños

La temperatura normal del cuerpo es de 37 °C (98,6 °F), aunque puede variar ligeramente a lo largo del día. Si la temperatura de su niño es más alta que lo normal, indica que tiene fiebre.

Generalmente la fiebre es un signo de que el organismo está luchando contra una infección. Cuando un germen activa las defensas del organismo (sistema inmunológico), son muchas las reacciones que ocurren. La fiebre es un signo de esas reacciones. No es una enfermedad en sí misma.

Generalmente cuando los niños tienen fiebre, se sienten calientes al tacto. Para confirmar que su niño tiene fiebre, utilice un termómetro y mida su temperatura corporal.

En un bebé, el modo más preciso de medir la temperatura es insertando un termómetro en el ano (temperatura rectal). Una temperatura rectal mayor de 38 °C (100,4 °F) significa que tiene fiebre

En los niños mayores, la temperatura puede medirse en la boca (temperatura oral). Una temperatura oral mayor de 37,5 °C (99,5 °F) significa que tiene fiebre

Diferentes infecciones pueden causar fiebre. Para encontrar la causa de la fiebre en su niño, el médico observará si hay otros signos o síntomas de enfermedad, además de la fiebre. Saber qué tan elevada es la fiebre no ayuda al médico a decidir si se trata de una infección leve o aguda, o si la infección es viral o bacteriana.

Como bajar la fiebre alta

Té de fenogreco
El té de fenogreco o infusión de fenogreco aporta muchos beneficios para el organismo: reduce los sofocos y los síntomas menopáusicos, aumenta la libido, es rico en los minerales y las vitaminas y otros compuestos similares al estrógeno, y puede ayudar a reducir la fiebre. En este caso, pueden emplearse las semillas directamente, empleando dos cucharadas de éstas con agua hirviendo. Se deja reposar 5 minutos, se cuela y se consume a temperatura ambiente.

Agua fría
El agua fría siempre se ha empleado para bajar la fiebre. Es habitual que muchas personas colocan paños mojados con agua fría en la frente o la parte posterior del cuello. Pero también se puede mojar una esponja con agua fría y humedecer las áreas de las axilas, los pies, las manos y las ingles. Es un buen remedio cuando la fiebre es muy alta.

Baño de agua tibia
Otro remedio natural muy empleado es un baño de agua tibia, pues ayuda a relajar el cuerpo. No es recomendable ducharse cuando una persona tiene fiebre y malestar, pues en estos casos es mejor que la persona esté relajada y en posición de descanso.

Beber mucha agua
Beber mucha agua y de manera frecuente es bueno para combatir la fiebre, puesto que el organismo sufre deshidratación cuando combate contra los agente externos.

No comer mucho
Es bueno comer algo cuando la persona tiene fiebre; no obstante, no en gran cantidad. En estos casos, las sopas de verduras son ideales para ayudar al organismo a recuperarse y darle los nutrientes que necesita.

Fiebre sin síntomas en niños 6 años

La fiebre hace que los niños se sientan molestos. Generalmente, estos síntomas son leves y el niño puede estar ligeramente malhumorado o tener algunos dolores. Algunos niños se tornan menos activos y más somnolientos. En algunos casos la fiebre se asocia a temblores (escalofríos) a medida que la temperatura corporal se modifica. Estos temblores son uno de los métodos que emplea el organismo para tratar de regular la temperatura. No son convulsiones y no se asocian a modificaciones en el nivel de conciencia del niño.

Aproximadamente el 5% de los niños entre los 6 meses y los 6 años de edad tendrán un episodio de temblores que se denominan convulsiones asociadas a la fiebre. Se las conoce como convulsiones febriles. El niño debe recibir control médico después de una convulsión febril, pero en general, éstas no son peligrosas. Las convulsiones febriles típicas no causan lesiones cerebrales.

Para obtener más información, sírvase consultar «Convulsiones Febriles».

Con qué frecuencia se repite la fiebre y cuánto tiempo dura depende principalmente del tipo de infección que la causa. La mayoría de los casos de fiebre causada por virus, dura entre 2 y 3 días, pero en algunos casos puede durar hasta 2 semanas. Cuando la causa es una infección bacteriana, puede durar hasta que el niño sea tratado con antibióticos.

El acetaminofeno y el ibuprofeno no interactúan entre sí. Pueden ser igualmente efectivos para bajar la temperatura. Puede parecer, en distintos momentos, que uno actúa mejor que el otro, que ninguno de los dos surte efecto, o que ambos son efectivos.

Si su niño sufre una enfermedad preexistente o ya está tomando otros medicamentos, hable con el pediatra para asegurarse que le puede dar acetaminofeno o el ibuprofeno.

Cual es la mejor medicina para bajar la fiebre

Advil alivio inmediato para fiebre y dolores musculares
Esta botella de Advil tiene 300 tabletas de 200mg ibuprofeno, al tomarla te bajará la fiebre en minutos. Lo mejor es que lo podrás usar para dolores musculares, dolores de espalda, menstruales, artritis menores y dolores del resfriado común. Toma una pastilla cada 8 horas si la fiebre persiste. Es una medicina que debes de tener en casa y siempre a la mano. Es apto para toda la familia hay varias presentaciones como gel o cápsulas.

Parches de gel para fiebre y migraña
Estos parches de gel se adhiere a tu piel es recomendable colocarlos en tu cabeza en caso de fiebre. Podrá aliviar otras padecimientos como dolores musculares. No debes de meterlo al refrigerador, solo sácalo del empaque y coloca. Después de colocarlo te dará alivio para la fiebre en cuestión de minutos. No tiene ninguna contradicción si tomar un medicamento. Hay parches para los pequeños de la casa.

Theraflu té día y noche
Si eres de los que no les gusta tomar cápsulas o tabletas te damos una alternativa muy sencilla. El té de Theraflu sirve para bajar la fiebre y aliviar los síntomas del resfriado. Este empaque tiene 6 tés para el día y 6 para la noche. Tienen un sabor delicioso uno es té verde y otro de té blanco.

Motrin para los bebés de 6 a 23 meses
Si tienes bebés en casa pide ahora este medicamento para tenerlo siempre cerca. Es un concentrado en gotas que acaba con la fiebre y ayuda a descansar y sentirse mejor. La medicina dura hasta 8 horas, de acuerdo al peso de bebé será la dosis que debes administrar. Tiene más de 100 ventas llenas de satisfacción por los papás que han comprado esta medicina. También ayudará a tu bebé aliviar el resfriado común, la gripe, el dolor de garganta y los dolores de cabeza.

Que hacer cuando tienes fiebre

> Bebe un vaso de agua cada hora: la hidratación baja la fiebre.
Cuando tienes fiebre, tu cuerpo suda y pierde líquidos y sales minerales. Te basta beber un vaso de agua cada hora, el equivalente a 2 litros al día, para bajar la fiebre: te hidratarás correctamente y reducirás los efectos secundarios como el dolor de cabeza, el cansancio y los dolores musculares. Un consejo: ¿Tienes más de 65 años? Lo mejor es que bebas hasta 2,5 litros de agua al día para bajar la fiebre.

> Come alimentos probióticos, fruta y verdura
Los alimentos probióticos, como el yogur, la col, la soja y el chucrut contienen las llamadas “bacterias buenas” que residen en tu cuerpo y te ayudan a bajar la fiebre. En tu mesa no deben faltar estos alimentos, que además favorecen la digestión. Tampoco olvides en tu menú antifiebre zumo o fruta rica en vitamina C como el kiwi o la naranja.

> La ducha tibia y el hielo bajan la fiebre pero no la eliminan
Si tienes una fiebre “de caballo”, una bolsa de hielo en la frente o una ducha tibia te ayudarán a reducir la temperatura. El contacto con algo frío favorece el intercambio de calor entre tu cuerpo y el exterior; es una de las leyes de la naturaleza. Debes saber, no obstante, que el efecto de este tratamiento es solo inmediato, no definitivo: la fiebre baja de golpe y solo dura unas horas.

> Vístete como una cebolla
Si quieres bajar la fiebre, prohibido ponerse el abrigo en casa. Abrigarse en exceso no sirve de nada. Al contrario: te arriesgas a empeorar la situación. ¿Quieres bajarle la fiebre a un niño pequeño o a un recién nacido? No le abrigues en exceso y deja que libere calor. En cambio, si es mayor, puedes vestirle como una cebolla: para los escalofríos puedes elegir una cobertura de geometría variable.

> Reposo absoluto para bajar la fiebre
El reposo es el mejor aliado para bajar la fiebre y recuperar energías. Con la fiebre alta tu cuerpo está expuesto a mayor estrés para luchar contra la infección. Piensa que, por cada grado que te suba la temperatura, tu metabolismo consume un 12 por ciento más de calorías que con las actividades diarias normales. ¿Qué hay que hacer entonces para bajar la fiebre? Quedarse sentado en el sillón o en la cama, en un ambiente cálido pero bien ventilado y húmedo, y no cansarse: ¡el reposo aporta bienestar!

Fiebre definición

La temperatura corporal normal puede cambiar durante cualquier día dado. Por lo general es más alta a principios de la noche. Otros factores que pueden afectar la temperatura corporal son:

El ciclo menstrual de una mujer. En la segunda parte de este ciclo, su temperatura se puede elevar en un grado o más.
La actividad física, emociones fuertes, comer, ropas gruesas, medicamentos, temperatura ambiente alta y humedad alta pueden incrementar la temperatura corporal.

La fiebre es una parte importante de las defensas del cuerpo contra la infección. La mayoría de las bacterias y virus que causan las infecciones en las personas prosperan mejor a 98.6°F (37°C). Muchos bebés y niños presentan fiebre alta con enfermedades virales menores.

Aunque la fiebre sea para nosotros un signo de que se podría estar presentando una batalla en el cuerpo, dicha fiebre está luchando a favor de la persona y no en su contra.

Generalmente no ocurrirá daño cerebral a raíz de la fiebre, a menos que sea de más de 107.6°F (42ºC). La fiebre sin tratamiento causada por infección rara vez sobrepasa los 105°F (40.5ºC), a menos que el niño tenga demasiada ropa o esté atrapado en un lugar caluroso.

Las convulsiones febriles en realidad ocurren en algunos niños. La mayoría de ellas terminan rápidamente y no significan que el niño tenga epilepsia. Estas convulsiones tampoco causan ningún daño permanente.

Cual es la fiebre mas alta

La temperatura corporal normal es de 36 ºC. Esta cifra sirve igual para niños que para adultos, aunque no hay que exagerar, pues, dependiendo de algunas variables, “también son normales los valores entre 35º y 37,5º”, como asegura la pediatra Elena Blanco Iglesias, del Hospital Sanitas La Moraleja. La variación de la temperatura normal dependerá de cada persona o del momento del día:

“A las 6 de la mañana la temperatura está más baja; y, a las 18 horas, alcanza su valor más alto”, explica Raimundo de Andrés, jefe del servicio de Medicina Interna de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid. Dicha oscilación viene dada por los ritmos circadianos (el reloj biológico humano, que regula las funciones fisiológicas del organismo). Y, como añade el especialista, por otros factores, como las condiciones climáticas (a más calor, más décimas) o incluso el momento de ovulación de las mujeres, cuya temperatura corporal sube justo después.

Fiebre es 38 ºC (para todos). De 37º a 37,5º aparecen las temidas décimas (febrícula), que nos están alertando de que puede haber algo en el organismo que no funciona bien. Pero ni mucho menos es un calor inequívoco. Los médicos hablan abiertamente de «fiebre» a los 38 ºC. “Y a partir de los 40 ºC, de fiebre alta”, precisa Blanco.

Estos valores son idénticos para todas las personas. ¿Incluidos los niños? “Sí, con independencia de que su temperatura basal [la más baja del cuerpo en reposo] sea de 35,5º o 36º”, subraya Roi Piñeiro, jefe asociado del servicio de Pediatría del Hospital General de Villalba. “No existen niños de fiebres bajas. Lo que sí existe es la fiebrefobia, es decir, un excesivo miedo y preocupación por parte de los padres antes un mecanismo de defensa normal de nuestro organismo”, insiste este pediatra.

Pero también muchos adultos apelan a su baja temperatura basal para creer que en ellos 37º es fiebre. El internista De Andrés precisa: “Todos los médicos nos encontramos con estos casos y, desde un punto de vista conceptual, efectivamente, no es fiebre, pero sí que nos da una idea de cómo se siente el paciente y debemos tenerlo en cuenta”.

Síntomas de la fiebre en niños

Es algo que asusta mucho a los padres, y sin embargo, la fiebre es una respuesta natural del cuerpo ante un resfriado, una enfermedad vírica o una infección. Nos avisa de que en ese momento las defensas de nuestro hijo están luchando contra ‘intrusos poco deseables’. Pero, ¿cómo saber cuándo un niño tiene fiebre? Reconocerás con facilidad la fiebre en tu hijo porque los síntomas suelen ser bastante claros y visibles. Entre ellos, los más comunes son estos:

– Su frente y manos están más calientes de lo habitual
– Se muestra apagado y más cansado que de costumbre
– No quiere jugar
– Pierde el apetito
– Tiene escalofríos
– Siente somnolencia
– Sus ojos están más cargados, rojos y brillantes

Ante cualquier duda, lo mejor es comprobar si tiene fiebre. y lo más importante: cuánta fiebre tiene. Para eso, deberás utilizar el termómetro. Puedes medir la fiebre en diferentes partes del cuerpo. Lo más normal es que le pongas el termómetro bajo la axila. Si lo haces directamente en la boca o en el año, recuerda que suele dar medio punto por encima a su temperatura corporal real.

Resfriados, enfermedades víricas o infecciones. Estas son las causas más comunes de fiebre en los niños. Y sí, un simple resfriado puede producir fiebre, sobre todo en los casos en los que afecta a las vías respiratorias. En ese caso, conviene consultar con el pediatra, ya que puede ser un indicativo de una infección que haya que frenar con algo de ‘ayuda extra’.

La amigdalitis, la gastroenteritis o una bronquiolitis también pueden producir fiebre. En cualquier caso, cuando la fiebre excede de los tres días, debes consultar con el médico, ya que en algunos casos, el proceso febril es síntoma de una enfermedad que puede precisar de algún tratamiento adicional. El pediatra es el único capaz de valorar si tu hijo necesita ayuda o no.

Cuanto es lo máximo que dura la fiebre

La fiebre es un aumento en la temperatura del cuerpo como reacción a una infección. En realidad, la fiebre es una respuesta saludable y ayuda al sistema inmunológico a matar los gérmenes y combatir las infecciones virales o bacterianas. Según el Hospital de niños C.S. Mott, las fiebres en los niños pueden durar 2 o 3 días.

Las infecciones virales como resfrío, gripe o varicela pueden ser la causa de la fiebre en los niños. Las infecciones bacterianas como faringitis, infecciones en el tracto urinario, neumonía, meningitis o sepsis también pueden causarle fiebre. Otras fuentes que pueden generar períodos de fiebre en los niños son las infecciones del oído, la insolación, la dentición, las inmunizaciones, el envenenamiento químico, la neumonía o la arteritis temporal.

Debido a que la fiebre no es una enfermedad, no necesita ningún tratamiento a menos que sea extremadamente alta o cause molestias en los niños. Los antipiréticos sin aspirina funcionan mejor para tratar la fiebre en los niños hasta que esta baja. También son efectivos para aliviar los síntomas de dolores en el cuerpo y escalofríos que se asocian con períodos de fiebre.

Los niños que tienen fiebre deben descansar mucho y beber mucho líquido para evitar deshidratarse. Nunca es buena idea que el niño con fiebre pase hambre y, por el contrario, sus padres deben darle abundantes comidas regularmente para mantener la energía necesaria para combatir los síntomas de la fiebre.

Los baños de esponja suelen ser un tratamiento efectivo para los niños que han tenido fiebre alta de más de 103 grados Fahrenheit (39.44ºC) por más de 1 hora. La temperatura de tu niño disminuirá entre 5 y 10 minutos después de que hayas comenzado con el baño de esponja. Los baños de agua tibia también pueden tener el mismo efecto y, según la Academia norteamericana de pediatras, nunca debes usar alcohol desinfectante en lugar de agua ya que puede ser inhalado y absorbido por la piel, lo que puede provocar que el niño entre en coma.

Prevenir los períodos de fiebre puede resultar ser un gran desafío para los padres. Los niños están expuestos a gérmenes, virus y bacterias todos los días, en especial aquellos que van a la guardería o a la escuela. El método de prevención de la fiebre más efectivo es enseñarle a tu niño a lavarse las manos con regularidad.

Como tener fiebre alta

La fiebre se manifiesta mediante algunos síntomas como escalofríos, sensación de frío, dolores de cabeza, molestias musculares y malestar generalizado. Por lo que también deberás tener esto en cuenta si, además de incrementar tu temperatura corporal, quieres que parezca que sufres un cuadro febril real. A continuación, te detallamos qué tipo de síntomas puedes fingir para simular que estás enfermo y que te encuentras mal:

Pon cara de cansancio y de malestar.
Humedécete la piel del rostro o de la espalda con un poco de agua caliente para que parezca que estás sudando.
Di que tienes frío y simula escalofríos. Di que tienes dolores de cabeza o de barriga, ve al baño y tarda bastante rato en salir.
Ten en cuenta, además, que si empiezas a presentar las molestias o a quejarte bastante antes, la situación será mucho más creíble y podrás fingir que estás enfermo a la perfección sin ningún contratiempo que te desmonte lo que tenías previsto.

El termómetro es la herramienta que usamos habitualmente para saber a qué temperatura media se encuentra el cuerpo con total fiabilidad. Y si en alguna ocasión, te has preguntado qué puedes hacer para subir la temperatura del termómetro y presentar fiebre rápida, toma nota de los siguientes trucos:

Una manera sencilla de hacer que el termómetro marque unos grados más es frotar la punta de este con los. Dedos todo lo rápido que sea posible. Así, se calentará rápidamente y llegará hasta la temperatura que deseas. Además de los dedos, esta técnica también puedes hacerla frotando la punta del termométro con algún tipo de tela.

Prevención de la fiebre alta

Puedes prevenir la fiebre si reduces tu exposición a enfermedades infecciosas. A continuación, te damos algunos consejos que pueden ayudarte:

Lávate las manos con frecuencia y enséñales a tus hijos a hacer lo mismo, principalmente antes de comer, luego de ir al baño, después de pasar tiempo en lugares con mucha gente o con una persona enferma, luego de tocar animales y de viajar en transporte público.
Muéstrales a tus hijos cómo lavarse bien las manos: abarcando ambos lados de cada mano con jabón y enjuagando por completo bajo el agua corriente.

Lleva contigo desinfectante para manos para cuando no tengas acceso a agua y jabón.
Evita tocarte la nariz, la boca y los ojos, ya que estas son las principales vías por las que los virus y las bacterias pueden ingresar al cuerpo y causar infecciones.

Cúbrete la boca cuando tosas y la nariz cuando estornudes, y enséñales a tus hijos a hacer lo mismo. Siempre que sea posible, aléjate de otras personas cuando estornudes o tosas para evitar la propagación de gérmenes.
Evita compartir vasos, botellas de agua y utensilios con tu hijo o hijos.