Saltar al contenido
Medinaturales

DOLOR DE CUELLO » Tratamientos Caseros, Síntomas, Causas

mayo 11, 2019

¿Que causa el dolor de cuello?

El dolor de cuello es una queja frecuente. Los músculos del cuello pueden distenderse por la mala postura, ya sea que te inclines sobre la computadora o te encorves sobre la mesa de trabajo. La artrosis también es una causa frecuente del dolor de cuello.

En raras ocasiones, el dolor de cuello puede ser un síntoma de un problema más grave. Busca atención médica si el dolor de cuello está acompañado por entumecimiento o pérdida de fuerza en los brazos o en las manos, o si tienes un dolor punzante en el hombro o debajo del brazo.

Un dolor que se irradia por el brazo, y posiblemente hasta las manos y los dedos, generalmente tiene su origen en una hernia discal cervical o una estenosis de agujero intervertebral que pinza un nervio en el cuello. El dolor puede estar acompañado por adormecimiento o hormigueo en los brazos o las manos. Estos síntomas pueden ser de aparición repentina o de evolución gradual.

El enfoque del tratamiento de una hernia discal cervical es guiado por la duración y la intensidad del dolor y el grado de afectación del nervio cervical y de la médula espinal. Lo más común es que los síntomas sean temporales y puedan ser. Tratados con éxito mediante tratamientos no quirúrgicos (tales como medicamentos, fisioterapia y manipulaciones). Si el dolor no se alivia con el tratamiento médico dentro de 6 a 12 semanas, entonces se puede recomendar un tratamiento quirúrgico.

Un dolor de cuello de evolución lenta (generalmente de varios años) y que suele aparecer como resultado de ciertas actividades o de ciertas posiciones del cuello, generalmente es. Causado por una estenosis de agujero cervical. Generalmente es la compresión de una raíz nerviosa de un lado de la columna lo que causa la mayoría de los síntomas.

Pastillas para el dolor de cuello

Aspirina:
Es un producto para el alivio de los dolores ocasionales leves o moderados, como dolores de cabeza, musculares, de espalda, que interfieren en la vida cotidiana. Desde su comercialización como marca comercial en 1899, Aspirina® se ha ganado la confianza de muchos consumidores y se comercializa en más de 40 países del mundo.

Su principio activo, el ácido acetilsalicílico, se utiliza en el tratamiento del dolor y la fiebre.

Pastillas Boiron Oscillococcinum:
Oscillococcinum alivia temporalmente los síntomas parecidos a la gripe, como los dolores corporales, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos y fatiga. Viene en pastillas de dulce sabor que se disuelven rápidamente debajo de la lengua; no se requiere agua, masticar, ni tragar. Recomendado para todas las edades de 2 años en adelante, Oscillococcinum funciona mejor cuando se toma a la primera señal de síntomas parecidos a la gripe.

Funciona naturalmente con tu cuerpo. Estudios clínicos indican que ayuda a reducir tanto la duración como la gravedad de los síntomas parecidos a la gripe. No causa somnolencia ni interactúa con otros medicamentos.

Cápsulas MY BRAIN:
Alivio natural del dolor de cabeza, de acción rápida y protección a largo plazo. Ayuda con náuseas, con la tensión y el dolor de cabeza crónico. Entre sus ingredientes incluye magnesio, matricaria, vitamina D, jengibre y otras hierbas naturales.

Estas cápsulas blandas son 100% vegetarianas, fáciles de tragar, completamente libres de rellenos, aglutinantes e ingredientes artificiales. Sin gluten, trigo o lácteos, y nunca probado en animales.

¿Como quitar el dolor de cuello por dormir mal?

Calor: Aplícalo por 10 a 15 minutos periódicamente durante el primer día más o menos, utilizando una almohadilla térmica, una toalla caliente o una cobija eléctrica, o tomando un baño o una ducha caliente.

Dormir correctamente: Acuéstate de espaldas con una o más almohadas bajo las rodillas y otra almohada pequeña bajo el cuello. Si el dolor de cuello no te deja dormir, un collarín cervical puede ayudar a mantener tu cuello alineado. Pero utilizarlo durante el día puede debilitar los músculos de tu cuello.

Fisioterapia: Puede ayudar cuando el dolor es persistente. Llevar a cabo de 1 a 3 sesiones puede ser igual de efectivo que llevar a cabo 5, según estudios realizados. Si lo intentas, habla con tu terapeuta sobre cómo mejorar tu postura al hablar por teléfono o cuando utilizas una computadora.

Terapia “conversacional”: Un terapeuta cognitivo-conductual puede enseñarte algunas de las técnicas de relajación y reducción del estrés que han mostrado ofrecer alivio a corto plazo para el dolor de cuello.

Acupuntura: Un estudio realizado en noviembre de 2015 que se publicó en la revista científica Annals of Internal Medicine encontró que la acupuntura alivió considerablemente el dolor de cuello en personas con síntomas crónicos.

Medicamentos para el dolor de cuello y nuca

Tratamiento de lechuga, naranja y miel

Los ingredientes que combinamos en este remedio casero ayudan a tratar el dolor de cuello en caso de tortícolis o tensión por estrés. Sus propiedades relajantes reducen la contracción muscular y producen una agradable sensación de alivio.

Ingredientes
4 hojas de lechuga fresca
2 cucharadas de miel (30 g)
3 cáscaras de naranja
2 tazas de agua (500 ml)

Preparación
Incorpora todos los ingredientes en una olla y ponlos a hervir durante 20 minutos.
Pasado este tiempo, filtra el líquido con un colador.

Modo de uso
Vierte la preparación en una bañera y regula la temperatura con un poco de agua fría.
Realiza un baño de inmersión durante 15 o 20 minutos.

¿Que se puede tomar para el dolor de cuello?

Medicamentos de venta libre. Tomar antinflamatorios, tales como el ibuprofeno (p. ej., Advil) o el naproxeno (p. ej., Aleve), reducirá la inflamación, permitiendo así una reducción del dolor. Uno también puede tomar analgésicos, tal como el acetaminofén (p. ej., Tylenol), que reducen la percepción del dolor.

Fisioterapia: Un fisioterapeuta puede enseñarte ejercicios para corregir la postura, alinear la columna y fortalecer el cuello, y puede usar calor, hielo, estimulación eléctrica y otras medidas para ayudar a aliviar el dolor y evitar la reaparición.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea: Los electrodos colocados en la piel cerca de las zonas doloridas liberan pequeños impulsos eléctricos que pueden aliviar el dolor.

Tracción: La tracción usa pesas, poleas o una cámara de aire para estirar con cuidado el cuello. Esta terapia, bajo la supervisión de un profesional médico y un fisioterapeuta, puede brindar alivio para algunos dolores de cuello, especialmente, el dolor relacionado con la irritación de la raíz del nervio.

Inmovilización a corto plazo: Un collarín blando que sostiene el cuello puede ayudar a aliviar el dolor al quitar presión de las estructuras del cuello. Sin embargo, si se usa durante más de tres horas por vez o durante más de una a dos semanas, un collarín podría producir más daños que beneficios.

Remedios caseros para el dolor de cuello y espalda

HIELO
Necesitas una toalla o un pañuelo con cuatro cubos de hielo . Envuélvelo en la tela y transmite el frío a la zona afectada del cuello. Una vez que se realice este paso, debes aplicar calor, empapa con agua caliente la toalla durante 10 minutos.

ACEITE DE ROMERO
Este tipo de aceite tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas que, al ser absorbidas, relajan los músculos adoloridos del cuello. Aplica una pequeña cantidad de aceite de romero y frótalo sobre el cuello con suaves masajes circulares.

ARCILLA
Otro truco es emplear arcilla fría, desde la nuca hasta entrando a los hombros, durante aproximadamente media hora. Esto te ayudará a aliviar el dolor de cuello en cuestión de minutos.

AJO
Masajear el cuello dos veces al día con la mezcla de media cabeza de ajo triturada con una barrita de alcanfor, te ayudará a aliviar este dolor.

¿Como quitar el dolor de cuello torcido?

Si no dormiste bien, hiciste un movimiento brusco o estuviste en una mala posición durante el día, puedes tener una torcedura en el cuello. Este malestar es muy molesto y doloroso, pero aquí te decimos algunos tips para desaparecer el dolor.

Tómate una ducha caliente. Ponte bajo el chorro de agua caliente, intenta que tu barbilla esté pegada al pecho y después levántala, hazlo mínimo 20 veces. No te esfuerces, haz este ejercicio poco a poco y hasta donde pueda tu cuerpo, pero así suavizarás los músculos.

Todo frío. Envuelve tu cuello durante todo el día con objetos fríos, puede ser hielo o una bolsa congelada de vegetales, envuélvela con una toalla de cocina, todo esto ayudará a disminuir la inflamación.

Postura correcta. Si te sientas correctamente, con el cuerpo alineado, podemos quitar las molestias y evitar que vuelvan a aparecer.

Ejercita el cuello. Durante todo el día encoge los hombros lo más que puedas durante 10 segundos, luego relaja.

Acude al médico. Si ninguno de los tips funcionó, hay algunos desinflamatorios que te pueden ayudar, pero recuerda que deben de estar recetados por un doctor.

Recuerda que si tienes una postura adecuada durante todo el día y a la hora de dormir, puedes evitar estas molestar torceduras, también evita los cambios de clima bruscos.

¿Que tomar para la tortícolis de cuello?

Inclinar el cuerpo hacia adelante
Se deben abrir las piernas e inclinar el cuerpo hacia adelante, dejando la cabeza colgada. El objetivo es que la cabeza y los brazos se queden bien sueltos, quedándose en esa posición alrededor de 2 minutos. Esto hará con que el peso de la cabeza actúe como un péndulo, aumentando así el espacio entre las vértebras cervicales y disminuyendo el espasmo de los músculos del cuello.

Es posible mover la cabeza con pequeños movimientos para un lado y para otro, solamente para certificarse de que los músculos de los hombros y del cuello se encuentran relajados.

Presionar los músculos
Esta técnica consiste en presionar con el pulgar la parte media del músculo que está dolorido durante 30 segundos. A continuación se debe presionar la parte donde el músculo comienza en el cuello, en la nuca, durante 30 segundos más. Durante esta parte del tratamiento se puede estar de pie o sentado y con la cabeza viendo hacia el frente.

Fisioterapia
Es necesario estirar el cuello y para conseguir hacer esto se debe utilizar una técnica llamada energía muscular. Esto consiste en poner la mano (del lado en que está la tortícolis) en la cabeza y hacer fuerza empujando la cabeza contra la mano. Mantenga esta fuerza durante 5 segundos y relájese, descansando durante otros 5 segundos. Repita este ejercicio cuatro veces más. Poco a poco la amplitud de movimiento aumentará.

Si después de finalizar el ejercicio aún hay limitación del movimiento podrá hacer el movimiento hacia el lado opuesto. Esto significa que si el dolor es del lado derecho usted debe poner la mano izquierda en la cabeza y hacer fuerza con la cabeza para empujar la mano. Mantenga esta fuerza sin quitar la cabeza del lugar, durante 5 segundos y luego descanse durante otros 5 segundos. Después estire el músculo hacia el lado izquierdo, que es el que está afectado.

Pastillas para el dolor de espalda y cuello

FISIOCREM SOLUGEL GEL ACTIVE
Fisiocrem es una solución eficaz para el cuidado de los músculos y ligamentos después de una lesión relacionada con la vida cotidiana o la actividad física. Gel Active está disponible en 3 tamaños para que siempre lo tengas a mano en caso de necesitarlo: en el botiquín para las pupas de toda la familia o en la maleta para ir de viaje con tranquilidad.

MEDICINAS DE VENTA LIBRE
El acetaminofeno (Tylenol y genérico), el ibuprofeno (Advil y genérico) y el naproxeno (Aleve y genérico) funcionan mejor que los relajantes musculares que requieren receta médica, según sugieren las investigaciones.

INYECCIONES
Las inyecciones repetidas de corticosteroides pueden debilitar los músculos de tu cuello. Y las inyecciones de Botox no son más efectivas que las inyecciones de un placebo.

CIRUGIA
No ayudará si el dolor se presenta únicamente en el cuello o si es causado por la artritis. Si el dolor se irradia hacia los brazos, la cirugía puede ofrecer un poco de alivio, si bien la terapia física parece ser igual de efectiva luego de 2 años.

Dolor de cuello y nuca

Contractura o tortícolis
Otra causa muy común que genera dolor en la nuca es la presencia de problemas musculares como contracturas o tortícolis en la región del cuello o en la parte superior de la espalda. Generalmente este tipo de dolor surge después de hacer entrenamientos intensos utilizando estos músculos, pero también puede ocurrir por tener mala postura durante el día o al dormir.

Hipertensión
Hay situaciones que provocan el aumento de la presión arterial como el estrés, siendo esta la principal causa de dolor. En la nuca, haciendo que también surjan otros síntomas como rigidez en el cuello y dolor muscular en la espalda. En estos casos, el dolor en la nuca se mantiene estable, y no empeora a lo largo del tiempo. Vea más sobre los síntomas de hipertensión.

Artrosis
Por causar la degeneración en las articulaciones, la artrosis también puede ser una de las causas de dolor en la nuca. Esto ocurre porque en la región del cuello, existen varias articulaciones entre las vértebras de la columna. Por lo que si existe una degeneración en esa región, el dolor puede irradiarse a la nuca. Normalmente este dolor empeora con el movimiento del cuello y se va agravando a lo largo del día y se alivia con el reposo.

Cómo tratar: para aliviar las crisis de dolor es necesario consultar al reumatólogo para iniciar el uso de analgésicos, antiinflamatorios o de suplementos de glucosamina con condroitina. Sin embargo, para evitar que el dolor vuelva a surgir se deben realizar actividades que ayuden a aliviar el peso. Sobre las articulaciones, como hidrogimnasia, pilates o yoga.

¿Que significa tener el cuello rígido?

Es una molestia que se siente en la zona cervical, por lo general los músculos se sienten tensos y hay problemas de movimiento al mover la cabeza de un lado al otro. Las estructuras del cuello se integran por las vertebras, pero además están los músculos y los nervios, así como los discos intervertebrales. Los síntomas son:

El cuello se siente poco flexible y hay dolor al moverlo
Puede haber hormigueo de las manos o el brazo cuando los nervios de las cervicales están involucrados.
Hay rigidez en la zona y el musculo se siente tenso.
Dolor al apretar el musculo.
Tensión en el cuello, hombros o zona alta de la espalda
Dolor de cabeza
Sensación de pesadez

Cansancio sin causa aparente
Causas del dolor de cuello o problemas en las cervicales:
Tensión muscular debido a esfuerzos, movimientos bruscos, etc.
Mala postura al caminar, agacharse bruscamente, ver la televisión o estar en una posición incorrecta durante mucho tiempo.
Dormir en mala postura.
Estar encorvado o mal sentado.

Tensión nerviosa debido a que no se desahogan emociones. Una de las causas emocionales de problemas en el cuello y cervicales es que se es muy dominante en la forma de ver la vida, los puntos de vista son muy fijos y no se valoran otras formas de ver o resolver, podría haber testarudez, exceso de control, poca flexibilidad para valorar situaciones, miedo a enfrentar cosas que no nos gustan.

Dolor de cuello por estrés

A parte del tratamiento fisioterápico de las contracturas musculares y el dolor cervical debemos tener en cuenta su situación de estrés crónico, pues también afecta a su organismo. El tratamiento muscular solo tendrá éxito de forma temporal si no combatimos ese estrés, algunos consejos que podemos dar para ello son: la meditación, el ejercicio físico, ejercicios respiratorios, el cambio de hábitos en nuestra vida e incluso podríamos pedir ayuda a un psicólogo en caso de que la persona no sea capaz de gestionar la situación.

Estas contracturas están directamente relacionadas con el estrés, pues una cosa lleva a la otra, ya que están producidas por una tensión psicoemocional. Son denominadas cefaleas tensionales, vienen derivadas de algún tipo de conflicto, ya sea por el estrés laboral o emocional que desencadena o facilita el dolor de cabeza, bien generada por una personalidad perfeccionista, maniática o nerviosa que tiende a somatizar dicha tensión en la columna cervical, generando dolor de cabeza.

Este tipo de dolores puede ser bilateral o unilateral, afectando a la región anterior frontal, lateral parietal o posterior occipital. Puede manifestarse como un dolor no pulsátil en forma de cinta o con un dolor mantenido en ciertas regiones como la nuca o la región sub-occipital.

Estrés tanto físico como emocional
Exceso de consumo de alimentos con cafeína
Alto consumo de alcohol
Tensión a nivel ocular
Fatiga o sobrecargas musculares
Controlar el estrés, ya que es uno de los principales factores desencadenantes.
Evitar en lo posible el uso de analgésicos y antiinflamatorios, ya que su abuso tratando de evitar el dolor de cabeza al final provoca más dolor de cabeza.

¿Que es la cervicalgia?

La cervicalgia es una condición frecuente que se caracteriza por dolor en el cuello. Sus causas pueden ser múltiples, pero la más frecuente es la que se deriva de malas posturas, contracturas o distensiones musculares. Otras condiciones como la artrosis y la degeneración de los discos de la columna cervical pueden también producir dolor en el cuello.

El estrés o alteraciones emocionales pueden ser frecuentemente responsables de dolor de cuello. Otras causas son las lesiones traumáticas como esguinces o fracturas, que requieren de una evaluación médica temprana. Causas excepcionales son las infecciones o tumores del cuello.
Si el dolor se irradia a los brazos, se le conoce como cervicobraquialgia, la que puede ser unilateral o afectar a ambos brazos y estar asociada a otros síntomas como adormecimiento, hormigueo o falta de fuerza.

La causa más frecuente de cervicobraquialgia es la compresión de una raíz nerviosa en la columna cervical derivada de una hernia del núcleo pulposo o por el estrechamiento del canal raquídeo, en lo que se conoce como estenorraquis cervical. Existen, además, otras causas de esta enfermedad originadas fuera de la columna tales como rotura del manguito rotador del hombro, compresión de nervios periféricos, bursitis, entre otras.

Dependiendo de la evolución y los síntomas del paciente, puede ser necesario realizar un estudio de imágenes (radiografías, escáner o. Resonancia magnética) para ver la anatomía de los huesos y estructuras blandas de la columna cervical. Otros exámenes como la electromiografía o análisis de sangre pueden ser necesarios si el médico sospecha de otras patologías.

La terapia dependerá de la causa de la enfermedad. En general, considera manejo del dolor mediante el uso de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios, además de relajantes musculares y eventualmente corticoides. También puede incluir reposo relativo y kinesiterapia.

Dolor de cuello y hombros

A menudo nos duele el cuello porque sus músculos trabajan en exceso para tratar de recuperar la curva normal de las cervicales. Así acabamos con dolorosas contracturas musculares que pueden además causarnos dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, dolores de brazo.
Los masajes sólo enmascaran los síntomas, aliviándolos de forma temporal. En cambio, al reposicionar las vértebras en su sitio, el doctor en Quiropráctica trata a la vez el dolor y la raíz del problema.

El dolor de hombro suele estar causado por una incorrecta posición del hombro que pone presión sobre los nervios y tendones del manguito de los rotadores haciendo que se inflamen (tendinitis) e incluso que se lesionen. También existen otras posibilidades que pueden causar el dolor de hombro:

Artritis en las articulaciones del hombro.
Bursitis, inflamación de un saco lleno de líquido que hay en el interior de las articulaciones y que ayuda a. Que el hombro se mueva mejor.
Síndrome del hombro congelado, rigidez de los tendones, músculos y ligamentos del hombro que causan dolor al realizar movimientos.

Dislocación o fractura del hombro.
Todos estos problemas vienen del mal alineamiento del hombro, que pinza y desgasta a los tendones, músculos y nervios del hombro. También hay que reconocer que el control del hombro viene de los nervios cervicales (del cuello) y dorsales (espalda)
Antes de recurrir a una operación o infiltraciones, hay que acudir al doctor en Quiropráctica, puesto que en la gran mayoría de los casos se trata de un dolor irradiado, es decir, procedente de un pinzamiento de nervio en el cuello.

¿Como quitar el dolor de cuello?

Colocar una compresa de agua tibia en el cuello
Aumenta la circulación sanguínea en la región relajando los músculos del cuello.

Para aliviar aún más el dolor, se pueden colocar en el agua aceites esenciales analgésicos como el aceite de clavo de la India, el aceite de lavanda o de menta en la toalla que se pone en contacto con la piel.

Hacer un masaje en el cuello
Después de la compresa de agua tibia, lo ideal es recibir un masaje en el cuello con pomadas analgésicas y antiinflamatorias como el Voltaren, por ejemplo, ya que ayudan a aliviar la inflamación y el dolor. Este tipo de pomadas están especialmente indicadas para combatir la tortícolis.

Hacer estiramientos para el cuello
Mejoran el dolor y ayudan a disminuir la tensión en los músculos del cuello. Con la mano se debe estirar el cuello, como muestra la imagen de abajo, hacia el lado derecho, izquierdo, hacia adelante y hacia atrás cada uno de los movimientos se debe realizar durante 30 segundos.

Tomar un analgésico o relajante muscular
Los medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno, por ejemplo, ayudan a disminuir el dolor y la inflamación del cuello. Además de esto, el Coltrax cuyo compuesto activo es el Tiocolchicósido también se puede utilizar para disminuir el dolor en el cuello, ya que es un relajante muscular, ayudando a disminuir la tensión sobre estos músculos. Estos medicamentos deben usarse bajo la orientación del médico o farmacéutico.

Ejercicios para el dolor de cuello

Colócate boca abajo sobre una esterilla, la mirada hacia abajo en línea con la columna. Para favorecer la postura, puedes colocar una toalla doblada bajo el abdomen. Lleva los brazos atrás y arriba y deja que las puntas de los pies se apoyen sobre el suelo. Ahora, manteniendo la tensión en los brazos, levanta cabeza y cervicales todo lo que puedas manteniendo la mirada hacia el suelo. Mantén la postura de 5 a 7 segundos y, después, relaja. Repite varias veces dejando una breve pausa entre ejercicio y ejercicio.

Para fortalecer hombros y espalda prueba a incluir las pesas. Siéntate sobre una pelota de fitness apoyando bien isquiones, coloca las piernas ligeramente separadas y mantén la espalda erguida. Para empezar y no sobrecargar la zona, empieza con poco peso, 1 kg es suficiente. Dobla los brazos en ángulo recto de 90 grados y comienza a juntar los brazos manteniendo el ángulo hasta que se junten antebrazos. Mantén durante 2 a 3 segundos y vuelve a la posición inicial.

También puedes ayudarte de una toalla para realizar este otro ejercicio para hombros y omóplatos. Colócate de pie, pies separados a lo ancho de las caderas y rodillas ligeramente dobladas. Sujeta la toalla sobre la cabeza con los brazos formando un ángulo de 90 grados. Desde ahí, ve bajando la toalla estirada por detrás en dirección a la nuca. Es muy importante que los hombros no se eleven y la columna permanezca erguida.

Por último, toca estirar los músculos del cuello. Sentada, inclina la cabeza hacia la derecha y coloca la mano del mismo lado sobre ella (a la altura de la sien). Para evitar que el hombro contrario se eleve busca lejos con la mano contraria apoyándola en el muslo. Mantén de 5-7 segundos y haz ejercicios de respiración mientras repites el ejercicio.

Jugos para el dolor de cuello

Mango y fresa
Si una persona se siente mal y no ha comido durante todo el día; y además se sienten vértigos, lo ideal es recurrir a este zumo para proporcionar al cuerpo los nutrientes necesarios.

Ingredientes y preparación
5 fresas
Una tajada de sandía
Un mango de tamaño medio
2 nueces
Una cucharada pequeña de miel
Medio vaso de agua

Zumo de zanahoria
Cuando se vuelve a casa cansado, nervioso y con muchas preocupaciones, se suele sentir dolor a nivel del cuello y tener el cuerpo entumecido e incluso tenso. Para aliviar todos estos síntomas conviene tomar este jugo.

Ingredientes y preparación
Dos zanahorias
Una rama de apio
Dos naranjas
Medio limón.

Plantas medicinales para el dolor de cuello

– La manzanilla es ideal para aliviar el dolor de cabeza. Tómala en una infusión, dos tazas diarias.

– El sauce, gracias a su compuesto químico, es una hierba con propiedades antitérmicas, analgésicas y antirreumáticas. Tiene el efecto similar de una aspirina.

– Melisa es la hierba indicada para migrañas, dolores de cabeza o de oído, estrés, insomnio y picaduras de insectos. Al fungir como calmante y analgésico, se puede beber dos tazas de agua caliente con dos cucharaditas de Melisa a lo largo del día. Cuela, agrega un poco de jengibre en polvo y otro de cúrcuma.

– La lavanda, además de ser una planta aromática, alivia los dolores de cabeza causados por la fiebre y el insomnio. Aplica un poco de aceite de lavanda en las sienes, mezclado con otro poco de aceite de oliva. Esto generará un efecto calmante y analgésico.

– Coloca una ramita de menta debajo de la almohada antes de dormir. También, a lo largo del día, inhala el aroma de otra ramita. Puedes incluso beber agua de menta.

– El laurel tiene compuestos partenólidos, los cuales previenen las migrañas.

– La onagra, que contiene fenilalanina, alivia el dolor crónico. De hecho, los nutricionistas recomiendan una dosis diaria de aceite de onagra.

¿Como prevenir el dolor de cuello?

La mayoría de los dolores de cuello se asocian con una mala postura combinada con un desgaste relacionado con la edad. Para ayudar a evitar el dolor de cuello, mantén la cabeza centrada sobre la columna vertebral. Puede ayudar hacer algunos cambios simples en tu rutina diaria. Considera intentar lo siguiente:

Mantén una buena postura. Cuando estés parado o sentado, asegúrate de que los hombros estén en línea recta con las caderas y que las orejas estén directamente sobre los hombros. Toma descansos frecuentes. Si viajas distancias largas o trabajas muchas horas frente a la computadora, levántate, camina, y estira el cuello y los hombros.

Ajusta el escritorio, la silla y la computadora para que el monitor esté a la altura de los ojos. Las rodillas deberían estar levemente más bajas que las caderas. Usa los apoyabrazos de la silla.
Evita sostener el teléfono entre la oreja y el hombro mientras hablas. En cambio, usa auriculares o un teléfono con altavoz.
Si fumas, deja de hacerlo. Fumar puede generar un mayor riesgo de presentar dolor de cuello.
Evita llevar bolsas pesadas con tiras en el hombro. El peso puede tensionar el cuello.

Duerme en una buena posición. La cabeza y el cuello deben estar alineados con el cuerpo. Usa una almohada pequeña debajo del cuello. Intenta dormir boca arriba con los muslos elevados sobre almohadas, lo que aplanará los músculos de la columna vertebral.