Saltar al contenido
Medinaturales

DOLOR CERVICAL > Que Es, Como, Aliviarlo, Síntomas Y Tratamientos

mayo 11, 2019

¿Qué es el dolor cervical?

El dolor cervical, abarca desde un leve malestar hasta un dolor quemante e intenso.
La cervicalgia puede ser debido a una lesión, a un problema muscular o mecánico nervioso causado
por la protrusión de uno de los discos situados entre las vértebras.

Si el dolor es agudo repentino e intenso- se denomina cervicalgia aguda, síndrome facetario,
reumatismo muscular. Si el dolor dura más de tres meses, se denomina dolor cervical crónico.

El dolor cervical es común que se da con más frecuencia en mujeres que en hombres. La mayoría de las personas tendrán dolor cervical en algún momento de su vida.

Has sufrido alguna vez en la vida un dolor en el cuello Se trata de un problema muy habitual ya que no sólo está vinculado con la realización de movimientos bruscos o incorrectos, sino también con otros factores como el estrés, el peso excesivo de mochilas, incluso, en el caso de las mujeres, con la mala elección del sujetador.

Aquel conjunto de signos y síntomas que alteran el normal comportamiento de las estructuras localizadas en el cuello, donde se encuentras las vértebras cervicales, ocasionando trastornos en el sistema musculoesquetético.

¿Cómo aliviar el dolor cervical?

Consejos sencillos que podemos poner en práctica ante las actividades diarias que realizamos.

Dormir: A la hora de dormir deberá mantener una posición recta del cuello. Si la persona duerme
boca arriba, la almohada deberá ser baja y si duerme de lado, sobre un hombro, deberá ser un poco más alta, lo suficiente para que el cuello permanezca en una posición horizontal.

En la oficina: Si estamos sentados en el trabajo, procuraremos sentarnos delante de la mesa de trabajo que la silla esté próxima a ella, de esta forma evitaremos tener que inclinarnos hacia adelante. También es importante que el tamaño sea adecuado a la estatura y evitar las mesas bajas que obligan a permanecer encorvado.

Es importante, evitar sentarse en el borde del asiento, ya que deja la espalda sin apoyo, y no se siente inclinando o con el peso hacia un lado, y los asientos blandos, los que no tengan respaldo y aquéllos que nos quedan demasiado grandes o pequeños.

Estar sentado: Se recomienda sentarse en sillas altas, con respaldos rectos. Evitar los sofás excesivamente blandos y hay que sentarse siempre recto, con la espalda bien apoyada en el respaldo,
y no en el borde de la silla.

Si la persona debe permanecer sentada durante mucho tiempo, se recomienda el uso de asientos anatómicos, con una pequeña curva a nivel lumbar o apoyar los brazos sobre la mesa. El uso de un reposapies en el suelo y de reposacabezas en el coche sería lo ideal.

Subir y bajar objetos: Para realizarlo correctamente, hay que agacharse flexionando las rodillas,
con la espalda recta y elevar el peso llevando la carga lo más cerca posible del cuerpo.

Llamadas de teléfono: Es importante no coger el teléfono entre un hombro levantado y la cabeza inclinada hacia ese lado ya que esto produce contracturas y dolor, sostener el teléfono sólo con la
mano o usando un auricular con micrófono.

Bolsos, mochilas y… sujetadores

Además las malas posturas otro de los causantes del dolor cervical son las mochilas o los bolsos utilizados de forma incorrecta o con el peso inadecuado. El aumento de peso en uno de los lados de
la columna puede provocar el desequilibrio muscular y  alterar el centro de gravedad del cuerpo.

Es recomendable no llevar pesos en bolsos y colocarlos de modo que acerquemos lo máximo posible
la carga al centro del cuerpo, éstas deberían llevarse con dos asas y, a poder ser, atadas con
una cinta a la altura de la cintura para evitar que se mueva el peso en exceso y con una colocación de
los libros dentro.

No sólo las mochilas y los bolsos perjudican las cervicales. En el caso de las mujeres es el sujetador, es importante hacerles comprender la importancia de una correcta elección de los sujetadores, que deberían mantener el pecho firme y estable, mejor si son cruzados y con tiras anchas.

¿Qué posturas producen más dolor de cuello?

El dolor cervical es importante conocer qué movimientos, ejercicios o posturas pueden producirlo. Teniendo en cuenta que el entramado muscular que conecta esta zona con el tórax es considerable,
todo aquel movimiento de la cabeza que la desplace fuera de su posición de reposo respecto a la vertical pueden provocar una alteración de los síntomas.

Las recomendaciones ergonómicas actuales están basadas en el supuesto de que la persona no pueda moverse del puesto de trabajo durante varias horas, los ajustes y las sofisticaciones del mobiliario del trabajo como las sillas. Es mucho más barato y saludable tratar de levantarse de la silla cada poco
tiempo que tener una silla muy cara.

Consejos posturales

Para la prevención del dolor cervical, consejos sencillos que podemos poner en práctica ante las actividades diarias que realizamos.

Dormir. A la hora de dormir se deberá mantener una posición recta del cuello. Si la persona duerme boca arriba, la almohada deberá ser baja y si duerme de lado, sobre un hombro, deberá ser un poco más alta, lo suficiente para que el cuello permanezca en una posición horizontal.

En la oficina. Si estamos sentados con una mesa del trabajo, procuraremos sentarnos delante de la mesa de trabajo que la silla esté próxima a ella, de esta forma evitaremos tener que inclinarnos hacia adelante.

Estar sentado. Se recomienda sentarse en sillas altas, con respaldos rectos es importante evitar los sofás blandos y hay que sentarse siempre recto, con la espalda bien apoyada en el respaldo, y no en el borde de la silla.

Subir y bajar objetos. Para realizarlo correctamente, hay que agacharse flexionando las rodillas, con
la espalda recta y elevar el peso llevando la carga lo más cerca posible del cuerpo. Nunca hay que coger pesos con la espalda flexionada y para transportar objetos, se deberán colocar lo más cerca posible del cuerpo.

Llamadas de teléfono. Es importante no coger el teléfono entre un hombro levantado y la cabeza inclinada hacia ese lado ya que esto produce contracturas y dolor, y sostener el teléfono sólo con la
mano o usando un auricular con micrófono.

Ejercicios para el cuello

Sebes tener en cuenta que todos los movimientos del cuello deben ser lentos y sin forzar. Además es aconsejable calentar la zona para sentir un mayor alivio, agua caliente.

Giros del cuello. Con la espalda recta y las manos apoyadas en los muslos. Gira lentamente el cuello hacia la derecha y luego hacia la izquierda. Mantén unos segundos cada posición y trata de llegar hasta el hombro sin bajar la barbilla.

Flexiones laterales. El punto de partida es el mismo que en el ejercicio anterior. Empieza por la derecha, mantén la posición, vuelve al punto de partida, y vete hacia la izquierda.

Flexiones hacia atrás y hacia delante. Gira la cabeza despacio hacia atrás como queriendo mirar el techo, abre un poco la boca, mantén la posición unos segundos, vuelve a la posición inicial y echa la cabeza hacia delante como si quisieras tocar el pecho.

Movimientos de hombros. En la misma posición levanta los hombros hacia las orejas y luego bájalos. También puedes hacer rotaciones hacia atrás y hacia delante con los hombros.

¿Qué síntomas tiene el dolor cervical?

Dolor generalizado en el área cervical así como rigidez en los músculos del cuello.

El dolor puede irradiarse hacia abajo, hacia los hombros o entre las escápulas.

También puede irradiarse hacia un brazo, la mano, o hacia arriba, hacia la cabeza, causar una cefalea unilateral o bilateral.

Los músculos del cuello están tensos, doloridos y duros al tacto.

El dolor agudo puede provocar una postura anormal del cuello en la que la cabeza está desviada hacia un lado, lo cual se llama tortícolis.

El dolor en la base del cráneo puede acompañarse de una sensación de debilidad en los hombros y manos.

Puede existir además una sensación de hormigueo en los brazos y dedos.

Signos de alarma asociados al dolor cervical

El dolor cervical también puede ser un síntoma de una lesión craneal o de un problema de los discos intervertebrales. Síntomas que acompañan al dolor cervical, busque atención médica urgente.

Aparece un sarpullido que no desaparece cuando se presiona con el dedo.

El paciente tiene mal estado general o fiebre además del dolor cervical.

Dolor al flexionar el cuello hacia delante que es imposible para el paciente el tocar con la barbilla en el pecho.

El dolor cervical se acompaña de una cefalea intensa o vómitos continuos y violentos.

La cervicalgia se acompaña de dolor intenso en la espalda.

Remedios naturales contra el dolor cervical

Té de boldo

El boldo es una planta medicinal que por su capacidad para limpiar el hígado. Sin embargo, además de esta virtud, es bueno saber que también es antiespasmódico y relajante. Su uso en compresas reduce la rigidez muscular y alivia el dolor cervical.

Ingredientes
2 cucharadas de hojas de boldo (20 g)
1 taza de agua (250 ml)

Preparación
Pon a calentar una taza de agua y, cuando alcance su punto de ebullición, añádele las hojas de boldo.
Reduce el fuego y deja que se cocine durante 15 minutos. Pasado el tiempo fíltrala con un colador y utilízala lo más caliente posible.

Modo de uso
Sumerge un paño en el té y aplícalo en la zona del dolor. Haz el tratamiento durante 10 minutos y repítelo 2 veces al día si lo consideras pertinente. Aunque estos remedios mitigan el dolor, es necesario complementar su uso con ejercicios que relajen la zona.

Aceite de oliva y sal del Himalaya

Aceite de oliva con sal del Himalaya es un antiguo remedio que facilita el alivio del dolor cervical, sobre todo cuando aparece por malas posturas o estrés. Sus propiedades activan la circulación en la zona afectada y reducen la reacción inflamatoria que tensiona el músculo.

Ingredientes
½ taza de aceite de oliva prensado (100 g)
¼ de taza de sales del Himalaya (37,5 g)

Preparación
Combina los ingredientes en un recipiente hasta conseguir una pasta oleosa y granulada.

Modo de uso
Frota el tratamiento sobre la zona cervical dolorida y realiza un suave masaje durante 3 minutos.
Luego, deja que repose 20 minutos más y enjuaga con agua tibia. Repite su uso hasta calmar por completo el dolor.

Masajes con aceites

El masajes en la zona cervical es un método eficaz contra el dolor que impide mover la cabeza con normalidad. Estos producen una agradable sensación de calor en el músculo que, al estimular la circulación, facilita el alivio de la inflamación.

Ingredientes
2 cucharadas de aceite de almendras dulces (30 g)
1 cucharada de aceite esencial de lavanda (15 g)

Preparación
Combina los aceites en un recipiente hasta obtener una mezcla homogénea.

Modo de uso
Frota la preparación sobre el cuello y realiza suaves movimientos circulares durante 5 o 10 minutos.
Ten cuidado al ejecutar el masaje, ya que un mal movimiento puede empeorar la condición.
Repite su aplicación 2 veces al día si lo consideras necesario.