Saltar al contenido
Medinaturales

BENEFICIOS DEL AJO » ¿Para que sirve? Propiedades, ¿Como usarlo?

mayo 20, 2019

Propiedades del ajo en ayunas

El ajo contiene un compuesto llamado alicina, el cual tiene potentes propiedades. Medicinales El ajo es una planta perteneciente a la familia Allium (cebolla) y está estrechamente relacionada con las cebollas, los chalotes y los puerros. Crece en muchas partes del mundo y es un ingrediente popular en la cocina. Debido a su fuerte olor y delicioso sabor. Sin embargo, a lo largo de la historia, el ajo se ha usado principalmente por sus propiedades medicinales y beneficiosas para la salud.

El ajo contiene antioxidantes que pueden ayudar a prevenir el Alzheimer y la demencia. La oxidación causada por los radicales libres contribuye al proceso de envejecimiento. El ajo contiene antioxidantes que sostienen los mecanismos de protección del cuerpo contra la oxidación.

Se ha demostrado que las dosis elevadas de suplementos de ajo aumentan las enzimas antioxidantes del ser humano, además de reducir considerablemente el estrés oxidativo en personas con hipertensión. Los efectos combinados de reducción de colesterol y presión sanguínea, así como las propiedades antioxidantes, pueden ayudar a prevenir enfermedades. Cerebrales comunes como el Alzheimer y la demencia.

Se afirma que el ajo es nutritivo, que combate el colesterol, favorece el sistema inmunitario, reduce la presión sanguínea, es antiinflamatorio, evita resfriados, mejora el asma, que es bueno incluso contra el cáncer. Si te han recomendado comer ajo crudo en ayunas como remedio debes saber que, salvo raras excepciones, no te hará ningún mal; pero tampoco es seguro que te vaya a librar de tus dolencias o impedir que te pongas enfermo.

Los beneficios del ajo

El ajo mejora la circulación de la sangre
El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas: Los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos. Hay mayor riesgo de sufrir un trombo. Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias. Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas. Descubre lo que te aporta combinar el ajo, la miel y el vinagre de manzana.

El ajo, un buen antibiótico natural
Bacterias en los intestinos Así es. Su poder antibiótico resultaba muy útil en estos casos y, a día de hoy, tomar de forma regular un diente de ajo nos ayudará en muchos aspectos: Fortalece el sistema inmunológico. Nos ayuda a curar infecciones leves. Favorece la cicatrización de las heridas. Es adecuado para gripes y resfriados.

El ajo es bueno para el hígado
El ajo es, ante todo, un buen desintoxicante del organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo esos metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar.

El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas. Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de que suframos hígado graso. Si te levantas cada mañana con los ojos inflamados, la cara hinchada y con mal sabor de boca, es posible que tu hígado esté sobrecargado. En estos casos el ajo te puede ser de gran ayuda.

¿Que propiedades tiene el ajo en ayunas?

Lo más recomendado es comer dos dientes al día. De este modo podrás sentir sus poderes curativos. A continuación te damos algunas ideas para facilitar su consumo en crudo:

Prueba a comerlo frotándolo en pan tostado. Además, puedes aliñarlo con aceite de oliva. El sabor es delicioso y se facilita su digestión.
Prepárate gazpachos o jugos de hortalizas frescas y añade un poco de ajo. Su sabor pasará más desapercibido. Además, el jugo quedará mucho más sabroso.

Beneficios del ajo en suplemento
Recuerda que para evitar la molestia del sabor y el olor que te queda después de comer el ajo, puedes optar por los suplementos. Podrás encontrarlos en forma de extracto o cápsulas en herbolarios, dietéticas y algunas farmacias. No obstante, también se puede combatir su sabor tomando un poco de jugo de limón o masticando una hoja de menta o unas semillas de anís. Lo importante es no privarse de obtener los beneficios de este maravilloso producto natural.

Comer ajo en ayunas que tiene los mismos efectos tomado a cualquier hora del día, pero no sirve de mucho si se traga entero. Lo correcto es machacarlo o, mejor aún, cortarlo en finas láminas y, si se quiere suavizar un poco el sabor, mezclado con aceite de oliva, de lino, nuez o coco. Esto se debe a que sus principales virtudes terapéuticas provienen de la alicina, un componente que no está en el ajo, sino que sólo se libera cuando la aliína, un aminoácido azufrado que si está presente en él, entra en contacto con el oxígeno. Tiene también otras sustancias, muchas de las cuales actúan en simbiosis con ésta.

Propiedades y beneficios del ajo

El ajo posee un alto valor nutritivo y contiene muy pocas calorías. 28 gramos contienen 42 calorías, y mucha vitamina C, vitamina B6 y manganeso. Tomar un diente de ajo en ayunas puede sonar a remedio de abuela, pero desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluir ajo en la dieta no solo para reducir el colesterol malo y proteger nuestro corazón, sino como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

Mejora la circulación de la sangre
El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas como trombosis o enfermedades de las arterias coronarias. Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

Bueno para el hígado
El ajo es sobre todo un excelente desintoxicante para nuestro organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar. El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas. Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de tener el hígado graso.

Bueno para resfriados y afecciones pulmonares
Si cada vez que coges un resfriado acabas con mucha mucosas el ajo te viene muy bien porque descongestiona y es un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares. Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

Reduce los niveles de colesterol
El ajo contiene alicina, una sustancia que cuida de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9%, así lo asegura la Fundación Española del Corazón.

¿Para que sirve el ajo?

Podríamos decir casi sin equivocarnos que el ajo es uno de los remedios medicinales más utilizados. Conocido desde la antigüedad y presente en casi todas las culturas, se alza como algo más que un condimento en la cocina de todo el mundo.

Los compuestos sulfúricos y sus múltiples fitonutrientes le dieron fama desde épocas muy remotas como “tratamiento espantaenfermedades”. De ahí, por ejemplo, la creencia de que ahuyentaba no solo a vampiros, sino también cualquier epidemia o dolencia.

Ahora bien, ¿qué tipo de beneficios puede aportarnos el consumir un ajo diario en el día a día? Muchísimos. Te invitamos a descubrir las bondades de esta medicina natural a nuestro alcance. El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas:

Los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos.
Hay mayor riesgo de sufrir un trombo. Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias. Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

Así es. Su poder antibiótico resultaba muy útil en estos casos y, a día de hoy, tomar de forma regular un diente de ajo nos ayudará en muchos aspectos:

Fortalece el sistema inmunológico.
Nos ayuda a curar infecciones leves.
Favorece la cicatrización de las heridas.
Es adecuado para gripes y resfriados.

Los beneficios del ajo en ayunas

1- El ajo es una de las mejores medicinas de la naturaleza: El ajo contiene un elemento llamado alicina, este elemento es potencialmente curativo y eficaz contra casi todos los tipos de infecciones, ya sean hongos o levaduras.

2- Es muy nutritivo sin apenas calorías: Como podrás comprobar, 100 gramos de ajo apenas contienen 119 Kcal lo que lo convierte en el complemento ideal para dar sabor a tus platos mientras te ayuda a perder peso, además ayuda a reducir el nivel de colesterol.

3- Es una gran fuente de antioxidantes: El ajo contiene una gran cantidad de antioxidantes, ya sabes, esos nutrientes que ayudan a prevenir el envejecimiento y te libran de enfermedades.

4- La alicina y otros compuestos reducen la presión arterial: Los compuestos esenciales del ajo reducen la presión sanguínea haciendo la sangre menos espesa, esto junto con la reducción de colesterol hace que reduzca el riesgo de enfermedades del corazón.

5- Te protege contra los metales pesados: En estudios se ha comprobado que el ajo protege los órganos contra intoxicaciones de metales pesados como el plomo.

6- Reduce la fatiga y aumenta tu Energía: Desde hace mucho se conoce esta propiedad del ajo, que se empleaba en atletas y soldados aumentando su vigor ya en la antigua Grecia.

7- Todo ello hace tu vida más larga y feliz: Sumando todos los efectos beneficiosos del ajo, compensa añadirlo a nuestra alimentación y aprovechar sus propiedades al 100 %.

Beneficios del ajonjolí

En los remotos tiempos de los reinados egipcios y en la Grecia antigua ya eran conocidos los beneficios del ajonjolí. Con fines alimenticios, medicinales y hasta cosméticos, difundiéndose su empleo a través de cientos de generaciones hasta la vida contemporánea.

El ajonjolí tiene enormes capacidades para la estimulación de las actividades cognitivas, al igual que las referidas al impulso nervioso de nuestro organismo, lo que es también un aporte para el adecuado funcionamiento de nuestra memoria, a corto y largo plazo.

La digestión diaria, el tránsito intestinal y la protección de la flora bacteriana, tienen un potente aliado en el ajonjolí por las propiedades oleaginosas y el alto contenido de fibra que el mismo posee.

Asimismo en aquellos casos en los que se haga necesario mejorar e incrementar de manera positiva el funcionamiento muscular y. Del metabolismo, se recomienda el empleo de esta semilla. Así como en personas que experimentan hiperactividad, elevado desgaste físico y mental, como el caso de los deportistas, donde los. Beneficios del ajonjolí se verán reflejados, ya que su consumo les conduce a un buen descanso nocturno, liberando así la
fatiga y el stress que se haya acumulado durante las horas de ajetreo o entrenamiento.

Destaca por su alto contenido en calcio (675 mg), hierro (9 mg) y zinc (5 mg). Como sabes, el calcio es fundamental para los huesos y dientes, el hierro ayuda a prevenir la anemia y el zinc previene la infertilidad masculina.

Beneficios del ajo en ayunas para el hombre

El ajo es un alimento rico en sustancias y nutrientes fundamentales para el organismo, como las vitaminas del grupo B, vitamina C, azufre, iodo, fósforo y magnesio, además de proporcionar gran cantidad de aminoácidos. «La presencia de zinc en el ajo, hace que se mejore la fertilidad y en los hombres aumenta el apetito. Sexual, al ser un mineral clave en la síntesis de hormonas sexuales y en concreto de testosterona, hormona sexual masculina», afirma la nutricionista, matizando que, aunque esta hormona se encuentre también en mujeres, «el ajo negro sería mucho más efectivo en ellas, por la mayor cantidad de vitamina C y complejo B».

Además, «es rico en arginina, un aminoácido vasodilatador que ha sido utilizado como terapia natural para la disfunción eréctil». Comenta la experta. Puesto que la erección del hombre es un fenómeno de flujos sanguíneos, parece claro que el ajo, como todos aquellos alimentos que favorezcan la circulación, serán mas que beneficiosos. Pero también para las mujeres, que disponemos de mecanismos eréctiles en nuestros genitales, como sucede con el clítoris.

El consumo de ajo mejora la respiración, despejando las vías respiratorias. De esta manera podría incluso ayudar a llegar más fácil al orgasmo al oxigenarnos bien», nos descubre la especialista. Y si queremos gozar de una vida sexual activa, y revitalizarla día a día, es fundamental luchar contra la fatiga, aportando al organismo nutrientes que aumenten nuestra energía, como lo son la vitamina C y el magnesio, matiza.

«Se sabe que una mala alimentación, unos hábitos de vida poco saludables y el sedentarismo provocan una peor calidad de. Vida, peor estado de salud y una mala salud sexual», afirma la experta. «Personas con sobrepeso, colesterol, hipertensión, diabetes, síndrome metabólico o enfermedades cardiovasculares tienen mayor probabilidad de sufrir algún trastorno relacionado con su vida sexual, puesto que se ven alterados los niveles hormonales, teniendo menor riego sanguíneo en las zonas erógenas, pudiendo presentar depresión y bajando su libido», matiza Núñez. Sin duda, es un cóctel que nada ayuda para disfrutar de una salud sexual optima.

¿Como consumir el ajo?

El ajo crudo cuenta con un sabor algo picante y un poco fuerte que puede resultar muy molesto para algunos. Pero además, dependiendo de cómo se consuma, suele dejar un aliento fuerte. Son varias las alternativas por las que puedes optar para controlar estos factores. La primera de ellas es tomar un diente de ajo, pelarlo, picarlo por la mitad, y tomarlo con agua como si fuera una pastilla, sin masticar. De este modo te ahorras el sabor y el aliento que suele quedar cuando lo masticas.

También puedes añadir el ajo crudo a tus ensaladas. Lamina un diete de ajo muy delgado, o pícalo en cubitos pequeños, y añádelo a una ensalada de atún o a una capresa, aprovechando que los lácteos reducen la intensidad de su sabor picante. Si no tienes tiempo para recetas y quieres ir directo a comerte tu ajo crudo, puedes picarlo en cubos pequeños o láminas delgadas e ingerirlo directamente con un poco de perejil, que gracias a su contenido de clorofila ayudará a disminuir su intenso sabor.

Puedes consumir tu ajo crudo y, para evitar el mal aliento, tomar después un vaso de leche o un. Yogur, pues los lácteos disminuyen notablemente el aliento a ajo. No olvides que después de comer tu ajo crudo deberás lavar muy bien tus dientes usando el hilo dental, el. Cepillo y enjuague bucal. Y si simplemente no puedes, de ninguna de estas formas, comer ajo crudo, te recomendamos que acudas a Anastore y adquieras cápsulas de ajo, que conservan sus propiedades sin contar con el fuerte olor y sabor.

Este artículo es meramente informativo, en un COMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Beneficios del ajo negro

De lo que sí no cabe duda es que el ajo negro tiene gran cantidad de virtudes terapéuticas, gracias a su proceso de fermentación que aumenta las propiedades beneficiosas del ajo blanco común. El ajo negro es ¡10 veces más beneficioso que el ajo normal!

Regula la presión arterial por su efecto hipotensor, por lo que es recomendable para personas con presión alta.
Limpia los riñones y es un protector de las arterias ya que evita su calcificación.
Regula el azúcar en sangre, por lo que es ideal para diabéticos.
Ayuda a fortalecer las defensas.

Ayuda al sistema inmunológico y aumenta nuestras defensas.
Disminuye el colesterol malo (LDL) y el nivel de lípidos en sangre.
Es un antibiótico natural.
Es diurético de ahí que gente use el ajo negro para adelgazar.
Expectorante.

Mejora la actividad de la próstata.
Es energizante y vigorizante.
Antioxidante
Ayuda en problemas respiratorios como el asma.
Combate el Stress y la depresión.

Es un buen sedante del sistema nervioso por su alto contenido en azufre y fósforo.
Ayuda en la cicatrización de heridas
Ayuda a fortalecer los huesos.
Regula el tránsito intestinal y fortalece la digestión.

Beneficios del ajo crudo

El ajo previene el tumor cerebral
Diversos compuestos orgánicos del azufre que contiene el ajo han sido identificados como eficaces en la destrucción de las células en glioblastomas, un tipo de tumor cerebral mortal, según demostró un estudio de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur (EE.UU.) y publicado en la revista Cancer. Esta investigación puso de relieve la importancia de los compuestos procedentes de plantas naturales para el control del crecimiento de las células tumorales en el cerebro humano.

El ajo previene la osteoartritis de cadera
A los atletas olímpicos de la antigua Grecia se les suministraba ajo para mejora su rendimiento en las pruebas deportivas. En la actualidad, un estudio con 1.000 mujeres llevado a cabo por un equipo de científicos del Kings College de Londres y la Universidad de East Anglia (Reino Unido) y publicado en la revista BMC Musculoskeletal Disorders, reveló que las mujeres que seguían una dieta rica en vegetales tipo allium como el ajo, tenían menos signos de artrosis precoz en la articulación de la cadera.

El ajo es un potente antibiótico
A lo largo de la historia en el Medio Oriente, Asia Oriental y Nepal, el ajo se ha utilizado para tratar la bronquitis, la hipertensión, la tuberculosis, los trastornos del hígado, la disentería, la flatulencia, los cólicos, el reumatismo, la diabetes e incluso la fiebre. Hoy día tenemos constancia gracias a un estudio de la Universidad Estatal de Washington (EE.UU.) y publicado en la revista Journal of Antimicrobial Chemotherapy, que el sulfuro de dialilo, un compuesto del ajo, es 100 veces más eficaz que dos antibióticos populares para luchar contra la bacteria Campylobacter (una de las causas más comunes de infecciones intestinales).

El ajo protege el corazón
Según una investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad Emory (EE.UU.) el trisulfuro de dialilo, un compuesto del aceite de ajo, ayuda a proteger el corazón durante la cirugía cardíaca y después de un ataque al corazón. En experimentos realizados con ratones de laboratorio.

Contra-indicaciones del ajo

Su fuerte olor
El olor del ajo es muy fuerte, si lo tocamos con las manos se impregna durante unas horas y es difícil que se vaya. Además, su sabor es muy característico y puede dejar mal sabor de boca o mal aliento. Esto se produce por los compuestos azufrados que se encuentran en su interior, son los “culpables” de su mal olor. El ajo huele fuerte cuando se corta, se trocea o se machaca, que es cuando esas sustancias emanan, un diente entero de ajo no aporta ni tiene tanto olor.

Tensión arterial baja
Las propiedades del ajo nos ayudan a reducir la presión arterial, por lo que es muy beneficioso para aquellas personas que tienen hipertensión, sin embargo, para aquellas que padecen una tendencia de presión arterial baja, deberían no excederse en el consumo del ajo porque podrían tener bajones de tensión indeseados.

Tiroides
Si tienes algún problema con la tiroides y te estás medicando, podría interferir en la captación de yodo y en la regulación de las hormonas tiroideas. Por lo que si fuera tu caso, no abuses del ajo ni tomes suplementos alimenticios de este ingrediente.

Precaución con las embarazadas
Pueden consumir ajo siempre y cuando no sea en exceso, aunque recalcamos, que ningún alimento por muy beneficioso que sea es bueno consumirlo en grandes cantidades. Lo ideal es que no tomen más de un diente o dos al día, lo mismo ocurre con las mujeres que están dando el pecho.

Debilidad estomacal
Muchas personas padecen de dolor de estómago, lo tienen más delicado y las comidas más fuertes o pesadas les hacen tener digestiones lentas e incluso, dolorosas. Por lo que si eres de estas personas, no abuses de los platos con gran cantidad de ajos o evita consumirlo crudo.

¿Que es el ajo y para que sirve?

El ajo es una planta liliácea que se utiliza con fines culinarios y medicinales desde tiempos remotos. Mejora la circulación sanguínea, ayuda a bajar el colesterol y posee acción diurética, por lo que su consumo está recomendado en caso de hipertensión arterial y afecciones cardíacas

Su nombre científico es Allium Sativum, pero popularmente lo llamamos ajo. ¿Para qué sirve? ¡Buena pregunta! Esta raíz alberga bulbos puntiagudos envueltos por una fina película blanca que forman lo que conocemos como cabeza de ajo. Desde tiempos inmemoriales diversas culturas lo han empleado con fines terapéuticos, y hoy en día hay quien toma ajo crudo en ayunas como si de un medicamento se tratara.

El ajo aporta un intenso aroma y un sabor pronunciado a nuestras preparaciones culinarias, y también resulta beneficioso para la salud. Posiblemente no exista una planta medicinal más utilizada y estudiada que el ajo. Quizá incluso sea el remedio natural con mayores propiedades curativas.

El ajo ayuda a fluidificar la sangre y tiene un efecto vasodilatador (aumenta el tamaño de los vasos sanguíneos), por lo que favorece la circulación. También contribuye a reducir los niveles de colesterol total y triglicéridos, protegiendo, por tanto, el corazón y el sistema cardiovascular en general.

Se considera beneficioso para las personas que sufren hipertensión arterial, taquicardia, arterioesclerosis, varices y problemas cardíacos. Al ser un buen diurético y facilitar la eliminación de líquidos de nuestro organismo, resulta adecuado en caso de reumatismo. Y edemas.

beneficios del ajo para adelgazar

Si tu objetivo es adelgazar con las propiedades de este estupendo aliado culinario puedes mezclar:

1 cucharada de aceite de oliva
1 diente de ajo crudo triturado
Lo debes tomar cada mañana en ayunas.

Otra opción con la que puedes aprovechar sus propiedades es mezclando lo siguiente:
1 ajo crudo triturado
1/2 cucharadita de canela
1 taza de agua caliente
Si tomas esta bebida en ayudas durante 3 semanas notarás algunos cambios en tu cuerpo.

Como hemos visto, el ajo posee muchos beneficios con los cuales puedes bajar de peso de manera saludable. Pero no solo eso, también refuerza otras áreas de tu organismo, como el sistema inmunitario. Sin embargo, este elemento no hace milagros por sí solo.

Es importante que lo complementes con una dieta balanceada y ejercicio si deseas bajar de peso de la forma adecuada. Ante cualquier duda, lo ideal es que consultes a un especialista en nutrición.

¿Que cura el ajo?

Hipolipemiante : Disminuye el nivel de colesterol LDL en la sangre ( colesterol dañino ), y tiene un efecto cardioprotector; y no afecta a los niveles de triglicéridos cardiosaludablesremdios-caseros-para-curar-enfermedades-con-ajo y necesarios para el cuerpo. De esta manera el ajo contribuye en la prevención de enfermedades coronarias y accidentes vasculares cerebrales.

Vaso dilatador periférico: Este efecto causa un aumento del calibre de los vasos y se produce por una reducción de agentes vasopresores como las prostaglandinas y angiotensina II, y por una activación de una óxido-nítrico sintetasa que produce óxido nítrico . Antihipertensivo : Este efecto es causado por el efecto vasodilatador. En dosis elevadas, el ajo provoca un descenso de la tensión arterial, tanto de la máxima como la mínima.

Anticoagulante plaquetario: Impide la tendencia excesiva de las plaquetas sanguíneas a agruparse formando coágulos, y también actúa como fibrinolítico (deshace la fibrina que es la proteína que forma los coágulos sanguíneos). De esta manera se consigue aumentar la fluidez en la sangre y hace que sea recomendable a todas aquellas personas que han sufrido embolias, trombosis …

Antibiótico y antiséptico general: El ajo tiene también una acción antibiótica contra varios microorganismos( Escherichia coli , Salmonella typhi , estafilococos y remedio-de-ajo-y-limonestreptococos, varios hongos, algunos virus …). El poder bactericida del ajo en el conducto intestinal es selectivo, por lo que a diferencia de los antibióticos sintéticos, regula la flora intestinal y no la destruye, ya que sólo actúa sobre las bacterias patógenas.

Estimulante de las defensas: El ajo aumenta la actividad de las células defensivas del organismo, linfocitos y macrófagos , y por lo tanto estimula la respuesta inmunológica y ayuda al sistema inmunitario del organismo a resistir las infecciones. Debido a esto, en la actualidad, se está utilizando el ajo, como complemento en el tratamiento de la sida .

Beneficios del ajo japones

Es un remedio natural, efectivo y económico. Es una especie de ajo, que pertenece a la familia de las liliáceas (planta de raíz bulbosa o tuberculosa), que se desarrolla y se adhiere a la raíz de diferentes variedades de ajo y que surge después de alcanzar la madurez. Las principales cualidades de este alimento misterioso son numerosos beneficios a la salud por sus propiedades antimicrobianas, antitóxicas, antihipertensivas, antireumáticas, y anticancerígenas.

Si bien las propiedades curativas del ajo japonés no son nuevas para los científicos de todo el mundo, investigadores japoneses informaron recientemente que el extracto de ajo japonés antiguo suprimió la primera fase de radicación de un tumor cancerígeno en la piel de un ratón. Así mismo, científicos del Instituto Nacional del Cáncer y la Sociedad Americana del Cáncer publicaron una maravillosa revisión de las propiedades anticancerígenas del ajo japonés.

Riñones y vejiga: ayudan en casi todas las enfermedades de los riñones y la vejiga.
Pulmones y sistema respiratorio: tiene un poderoso efecto descongestionante, por lo que es útil en casos de resfríos, sinusitis, tos con flema, exceso de flemas.

Arterias: la presión arterial disminuye. Purifica, desintoxica y refresca la circulación.
Hígado: activa el funcionamiento óptimo del hígado, un órgano importante para la salud general.
Venas varicosas: si quieres una forma poderosa y natural para ayudar a combatir las varices prueba la siguiente estrategia: un ajo japonés aplasta en un vaso de agua tibia en ayunas y combina esto con 30 minutos de cualquier ejercicio que te ayude a fortalecer tus piernas como ciclismo, corriendo, bailando.

Fatiga: es una ayuda poderosa en casos de fatiga, agotamiento, dolores de cabeza e insomnio.
Protección de la piel: El ajo japonés, tiene una propiedad curativa efectiva y embellece la piel Las máscaras de ajo japonesas suavizan y fortalecen la piel y ayudan a la regeneración celular.

Beneficios del ajo chino

Previene del cáncer
Según una publicación en 1999 del Japanese Journal of Cancer Research, varios estudios poblacionales realizados en China se han centrado en el consumo de ajo y el riesgo de cáncer. En un estudio, encontraron que consumir ajo frecuentemente, así como cebollas y cebolletas estaba asociado a la reducción del riesgo de cáncer de esófago y de estómago, y que mientras más alto era el consumo menor era el riesgo de padecer esta enfermedad.

Según la publicación “El ajo y el cáncer”, realizada en 2001 por Journal of Nutrition, varios estudios demuestran una asociación. Entre el aumento de la ingesta de ajo y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer. De estómago, colon, esófago, páncreas y mama. “Un análisis de los datos de siete estudios de población mostró que cuanto mayor es la cantidad de ajo crudo y cocido consumida, menor será el riesgo de cáncer de estómago y colorrectal”, indicó el magazine.

Mejora el funcionamiento del sistema inmune
El ajo parece mejorar el funcionamiento del sistema inmune mediante la estimulación de ciertos tipos de células, según indica la. Unidad de Genética de la Nutrición de Universidad Nacional Autónoma de México. Concluyeron en su investigación que éste modula la secreción de citoquinas y que dicha modulación puede proporcionar un mecanismo de acción para muchos de sus efectos terapéuticos.

Tratamiento del cáncer
Según lo informado por el Instituto de Tecnólogos de Alimentos (IFT) en las páginas de la revista Journal of Food Science, este alimento natural proporciona una ayuda eficaz para el cuerpo durante la terapia para el tratamiento del cáncer. De acuerdo al estudio realizado por el Dr. Zeng Tao junto con investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Shandong en China.