Saltar al contenido
Medinaturales

ANSIEDAD > Que es, Síntomas, Trastornos, Como Controlar Y Mas

mayo 15, 2019

¿Qué es la ansiedad?

Ansiedad es cuando una persona tiene que enfrentar situaciones que pueden resultar estresantes como hablar en público o ir a una entrevista de trabajo. Ocurre porque la ansiedad es una emoción común y normal de las personas frente a situaciones estresantes de incertidumbre y la emoción.

La ansiedad puede hacerte estar alerta, ayudándote a ser más productivo y a realizar el trabajo de manera más eficiente. Hay momentos en los que la ansiedad más que resultarnos útil se convierte en
un obstáculo. Esto ocurre cuando aparecen síntomas de ansiedad sin motivos aparentes.

El diagnóstico de ansiedad que ésta genere un malestar importante o que interfiera en la vida normal de la persona. El problema surge cuando varios síntomas asociados con la ansiedad provocan angustia o algún daño funcional en la vida de la persona, pues afecta al funcionamiento en diferentes áreas de su vida.

Las relaciones sociales y familiares, el trabajo, la escuela. Entonces se diagnostica el trastorno de ansiedad. Las emociones presentes en los trastornos de ansiedad van desde el simple nerviosismo a episodios de terror o pánico.

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

La síntomas puede variar en cada persona, pero se considera que se ha producido una crisis de ansiedad cuando se producen cuatro o más de los siguientes síntomas.

Sensación de nerviosismo, agitación o tensión

Sensación de peligro inminente, pánico o catástrofe

Aumento del ritmo cardíaco

Respiración acelerada

Sudoración

Temblores

Sensación de debilidad o cansancio

Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa que no sea la preocupación actual

Tener problemas para conciliar el sueño

Padecer problemas gastrointestinales

Tener dificultades para controlar las preocupaciones

Tener la necesidad de evitar las situaciones que generan ansiedad

Trastornos de ansiedad.

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que temes a lugares y situaciones que pueden causarte pánico o hacerte sentir atrapado, indefenso o avergonzado y intentas evitarlos.

El trastorno de ansiedad debido a una enfermedad incluye síntomas de ansiedad o pánico intensos que son directamente causados por un problema de salud.

El trastorno de ansiedad generalizada se caracteriza por una preocupación persistentes y excesivas por actividades o eventos, incluso asuntos comunes de rutina. La preocupación es desproporcionada con respecto a la situación actual, es difícil de controlar y afecta la forma en que te sientes físicamente.

El trastorno de pánico implica episodios repetidos de sensaciones repentinas de ansiedad y miedo o terror intensos que alcanzan un nivel máximo en minutos. Puedes tener sensaciones de una catástrofe inminente, dificultad para respirar, dolor en el pecho o latidos rápidos, fuertes o como aleteos.

Estos ataques de pánico pueden provocar que la persona le preocupe que sucedan de nuevo o que evite situaciones en las que han sucedido.

El mutismo selectivo incapacidad que tienen los niños para hablar en ciertas situaciones, como en la escuela, incluso cuando pueden hablar en otras situaciones, como en el hogar con miembros cercanos de la familia. Esto puede afectar el desempeño en la escuela, el trabajo.

El trastorno de ansiedad por separación es un trastorno de la niñez que se caracteriza por una ansiedad que es para el nivel de desarrollo del niño y que se relaciona con la separación de los padres.

El trastorno de ansiedad social implica altos niveles de ansiedad, miedo o rechazo a situaciones sociales debido a sentimientos de vergüenza, inseguridad y preocupación por ser juzgado o percibido
de manera negativa por otras personas.

Ataques de ansiedad: ¿por qué aparecen?

Estás tranquilamente en la cama preparada para irte a dormir y de repente, sin motivo aparente, todo cambia. Comienzan las palpitaciones, la sensación de falta de aire, de no poder respirar y el miedo irracional, entre otros síntomas, probablemente hayas sufrido un ataque de pánico o una crisis de ansiedad.

Estas crisis varían según la persona y, pueden aparecer sin ningún motivo, mientras que otras veces son otras circunstancias las que provocan el ataque, como el propio miedo y la preocupación de una persona que ya ha pasado por uno y teme que vuelva a ocurrir.

Cómo controlar la ansiedad y los ataques de pánico.

Cano rechaza categóricamente el uso de medicamentos para solucionar el problema y apuesta por
la terapia cognitivo conductual. Para entender en qué consiste esta terapia y dar consejos útiles, explica detalladamente los pasos necesarios para superar la ansiedad.

1. Informarse de qué es la ansiedad y cuáles son sus síntomas.

Hay personas que desconocen que los síntomas que padecen están causados por la ansiedad. El primer paso para recuperarse es saber qué les está pasando y darse cuenta de los síntomas.

2. Reinterpretar el problema

La ansiedad lo que hace es que la persona anticipe unas consecuencias muy negativas por si acaso se producen. interpretar la amenaza de forma menos grave, ser realistas y no magnificar

3. Desviar la atención del problema.

Cuando hay ansiedad la atención está continuamente enfocada al problema, no dejamos de pensar en lo que nos preocupa.

La persona ha de aprender a relajarse a no centrar su atención todo el rato en el problema. Estar en alerta, pero también descansar y guardar recursos cuando no se puede hacer nada.

4. Interpretar los problemas como un desafío, no como una amenaza

La interpretación de las dificultades como un desafío, en vez de como como una amenaza. Esto permite afrontar la situación con motivación, dejando de lado la preocupación.

5. Técnicas de relajación

También ayudan las técnicas de relajación, respiración, imaginación, entre otros. Con ellas se reduce la activación fisiológica, se sueltan los músculos,. Cano indica la conveniencia de hacerlo todos los días.

Qué hacer ante un ataque de ansiedad o pánico

El sistema nervioso autónomo se dispara y hay que tranquilizarle transmitiendo la sensación de que no hay peligro. Al cambiar el foco de la atención y la importancia que le damos a los síntomas del ataque de pánico, estos disminuyen, la mejor forma de lograr esto es.

Hacer y pensar en otra cosa.

Cambiar de tema de conversación.

Ponerse a trabajar en algo.

Realizar cualquier actividad que permita no darle importancia a los síntomas que está teniendo.

En vez de hiperventilar, respirar más lentamente.

Crisis de ansiedad

La ansiedad, es una respuesta del organismo ante situaciones límites, que se caracteriza por una sensación de angustia leve o miedo, y la aparición de aceleración del ritmo cardíaco y la respiración, sudoración o sensación de flojedad.

Es algo normal y que incluso puede ayudar a prender cómo afrontar situaciones complicadas. Sin embargo, una crisis de ansiedad, sin ser un hecho grave para la salud, genera una situación de pánico que cursa con unos síntomas muy similares a los del infarto.

Hasta el punto de que puede confundirse de forma instantánea, sin previo aviso, y alcanza su máxima intensidad en cuestión de muy pocos minutos, pudiendo prolongarse durante unos pocos más.

Causas de una crisis de ansiedad

Hay problemas físicos que pueden desencadenar pero lo más habitual es que este tipo de episodios se asocien a causas de índole psicológica, como el estrés. También hay que considerar el hecho de que la crisis de ansiedad puede ser síntoma de un trastorno mental, como agorafobia, fobia social.

La crisis de ansiedad no debe confundirse como trastorno de ansiedad generalizado. Mientras que en este caso la persona se encuentra permanentemente mal o de forma recurrente. Quienes sufren una crisis de ansiedad se encuentran perfectamente antes de que ocurra o entre una crisis y otra.

Alimentos para la ansiedad y estrés.

Todos son deliciosos y le darán a tu cuerpo la tranquilidad que necesitas de forma natural.

1. Avena
Es de los mejores cereales, aporta energía y vitalidad y calma los estados nerviosos al mismo tiempo. Además, puedes consumirlo a cualquier hora del día y en muchas formas, como en un licuado, con leche.

2. Vegetales verdes
La lechuga, espinaca, rúcula o el berro, son maravillosos para elevar los niveles de minerales que regulan el sistema nervioso, como por ejemplo el magnesio. Lo mejor es consumirlos crudos, en ensaladas para aprovechar mejor todas sus propiedades.

3. Nueces
En general, todos los frutos secos tienen muchos beneficios, ya que contienen ácidos grasos esenciales, pero las nueces tienen el plus de ser muy ricas en magnesio, el cuál es necesario para regular al sistema nervioso. Come de 4 a 5 nueces todos los días.

4. Semillas de girasol
Las semillas son super alimentos con propiedades para combatir la ansiedad, especialmente las semillas de girasol. Son ricas en ácidos grasos esenciales que nutren el sistema nervioso y además, controlan los impulsos por querer comer a todas horas.

5. Aguacate
Es tan completo que no puede faltar en tu dieta, ya que combate las deficiencias nutricionales que pueden detonar la ansiedad. Agrégalo a tus comidas y botanas tanto como te sea posible.

Consume estos alimentos y date un respiro cuando sientas que algo te está angustiando demasiado. Sal a caminar o realiza una actividad que te haga muy feliz por unos minutos, cuídate y no dejes que la ansiedad controle tu vida.